Excelente
Opiniones de Clientes
9,9/10
si muy satisfecho
Cerrar
¡Quédate en nuestra tienda
durante los próximos 7 minutos,
y te daremos un obsequio muy especial!
h
Sólo válido para hoy.
   Reuniones Tapersex   |   Empresas y Mayoristas   |   Personalizaciones   |   Afiliados   |   Trabajar    
Atención Telefónica
WhatsApp
 | 
Inicio » Artículos » Si no quieres que se sepa... ¿No lo hagas?

Si no quieres que se sepa... ¿No lo hagas?

Categorías: Actualidad, Sexualidad
 
 

Empezamos titulando el post de hoy con un proverbio chino que nos viene como anillo al dedo para hablar del peliagudo y omnipresente tema de la infidelidad. Vamos a hablar indistintamente tanto de la infidelidad masculina como de la femenina y nos vamos a plantear situaciones y preguntas que luego cada uno se tendrá que responder y aplicar a su caso en concreto.

No hace falta que definamos en profundidad qué es la infidelidad pero a grandes rasgos diremos que la infidelidad de pareja tienen lugar cuando aparecen terceras personas y se produce una ruptura y no cumplimiento del pacto y reglas del juego. ¿Qué pacto o reglas del juego? Pues como si de un partido de fútbol se tratara, las relaciones de pareja tienen unas reglas de juego que se han pactado desde un inicio, ya sea consciente o inconscientemente. De manera general, cuando empiezas una relación estable, se sobreentiende que no van a haber terceras personas, dando paso a la exclusividad romántico-sexual. Y, algunas veces, no sólo se sobreentiende sino que se habla el tema y queda aclarado. Podemos decir que, de base, todas las relaciones de pareja cumplen con esa exclusividad que se convierte en una de las reglas del juego. 

Ahora bien, también hay relaciones que acceden a pactar otro tipo de compromiso, en el que puede haber una puerta abierta a estar con otras personas (no siendo en este caso infidelidad). Todos conocemos a alguna pareja abierta que desde fuera no siempre se puede entender cómo aceptan un tipo de pareja así pero que para los dos es algo correcto y que funciona. Y no significa que no tengan sus reglas sino que son distintas. Pero ¡ojo! En esas relaciones también puede haber infidelidades porque quizá se ha pactado que se puede estar con otras personas pero, por ejemplo, sin repetir nunca con la misma e incumples el pacto repitiendo varias veces con la misma persona.  

Otro punto a tratar - y donde muchas veces viene el conflicto y las discusiones de pareja - es que lo que consideramos infidelidad no es lo mismo para todos. Para ti quizá el coqueteo con otra persona no es nada malo pero para tu pareja sí o puede que tú pienses que chatear con alguien es ser infiel por las ocultas intenciones pero tu pareja no. Hemos dicho que las relaciones de pareja tienen sus reglas como un partido de fútbol pero, a diferencia de este deporte, no tiene árbitros. En este caso, no hay nadie neutral que pueda mediar entre los dos y, por ello, lo mejor es comunicarse abiertamente y saber lo que piensa el otro en relación a lo que considera o no una traición.

Con el ritmo de vida que llevamos donde nos pasamos más horas en el trabajo que en casa, es normal que surja alguna chispa con algún compañero de trabajo y, por eso, muchas infidelidades tienen lugar con compañeros. La infidelidad no siempre se busca; no se produce siempre porque tengas intención de serlo sino que se te presenta delante. Hemos de decir que no es fiel aquel que simplemente no está con otras personas sino que es fiel aquel que, aún teniendo posibilidad de serlo, no cae en esa tentación

Asimismo, para ser infiel no sólo tienes que tener buena memoria - no olvidemos que la infidelidad es un pack que incluye mentiras, ocultaciones, nerviosismo - sino controlar todas las supuestas pruebas que te puedan acusar. Hoy en día, con el acceso al mail, a las redes sociales o al móvil de nuestras parejas podemos descubrir muchas infidelidades, de ahí que se complique todo más para el presunto infiel. También tenemos que decir que, cuando uno busca algo (en el móvil de tu chico o chica, por ejemplo) es porque cree que va a encontrar algo y, si no lo encuentra, se enfada consigo mismo porque piensa o que no ha buscado bien o que su pareja ha borrado todas las pistas. Ahí ya entraríamos en el tema de los celos que no trataremos hoy pero que van muy relacionados con la infidelidad.

Por otra parte, hay quien piensa que la infidelidad se puede convertir en un factor que incentive la libido de quien está engañando y, por tanto, se reactive el sexo en su relación estable, haciéndolo más veces y de formas más imaginativas. 

El cantante Sabina decía aquello de que los hombres engañan más que las mujeres pero las mujeres mejor y Marlene Dietrich (actriz) dijo que a cualquier mujer le gustaría ser fiel, lo difícil es hallar el hombre a quien serle fiel. La moral y la cultura en la que vivimos nos dicen que no hay que ser infiel y, si se quiere ser, lo mejor es romper nuestra relación para no hacer daño al otro. Un daño que quizá la otra persona no sabe que se le ha hecho pero tú lo tienes en tu conciencia, esa que por las noches no te deja conciliar el sueño y eso que te lleva a hacerle más regalos o más caso, producto de los remordimientos.

Y ahora, la pregunta que todos se hacen: si te fueran infiel ¿preferirías saberlo o no saberlo? Y otra pregunta, quien confiesa que ha sido infiel, ¿lo hace por el otro o por él mismo para sentirse mejor y quitarse un peso de encima? 

Ya hemos comentado alguna vez que la monogamia no es natural en los humanos sino una construcción cultural y religiosa pero que no sea natural no significa que no se tenga que practicar. Tampoco es natural ir vestido, depilarse, afeitarse o llevar gafas y lo hacemos. Pues con la fidelidad pasa lo mismo: sí, quizá no es natural porque somos polígamos como nos dijo ya Eduard Punset en Redes, pero no por ello no se debe de ser fiel. 

También hay que tener en cuenta que no es lo mismo una infidelidad física y exclusivamente sexual que una infidelidad donde hay sentimientos por el medio. Lo más importante es no romper esas reglas del juego pactadas y, también, saber qué es lo que te lleva a ser infiel. Los motivos te ofrecerán respuestas (no estás bien con tu pareja, no quieres comprometerte, buscas aquello que no tienes en tu relación, etc.) y te ayudarán a decidir qué hacer con tu hasta ahora pareja.


Publicado el 08/05/2013 21:34:08 por Lucre
Puntuación: 4 de 5 (¡Muy Bueno!)
Puntuación: 4 de 5 (¡Muy Bueno!)            


 

 
Escribir un nuevo Comentario
Escribe un comentario sobre este artículo y tras ser revisado será publicado.
Tu  nombre: 
Tu e-mail: 
(no se mostrará)
 
Comentario: 
 
Puntuación: 
 |    
(Pésimo)  (¡¡Excelente!!)
Carrito de Compra
0 productos 
0 Puntos 
TOTAL: 0€ 


Marcas
Ir a

« Ver todas las Marcas »
¡Recomiéndanos!
¡Recomienda Condonia.com a un amigo!

Condonia.com tiene una valoración media de 8.89 sobre 10 según 598 valoraciones y opiniones. Preservativos siempre contigo
  Condonia.com - Grupo Tiendas Eróticas - Condonia, S.L. 2019 © Todos los derechos reservados