Excelente
Opiniones de Clientes
9,9/10
El servicio fue bueno
Cerrar
¡Quédate en nuestra tienda
durante los próximos 7 minutos,
y te daremos un obsequio muy especial!
h
Sólo válido para hoy.
   Reuniones Tapersex   |   Empresas y Mayoristas   |   Personalizaciones   |   Afiliados   |   Trabajar    
Atención Telefónica
WhatsApp
 | 
Inicio » Artículos » Todos los Artículos Publicados

Blog de Condonia.com



Encuentra todas las Noticias publicadas en Condonia.com de forma periódica y ordenadas de forma cronológica.


Si dispones de página web puedes enlazarnos desde el  RSS de Condonia.com.


10 ABR 2010

Hacer un trío: la gran fantasía

Publicado por Lucre

Estaba acordándome ahora de cuando hace años, una amiga mía y su novio me pidieron hacer un trío con ellos. Mi primera reacción fue reírme porque nunca me había planteado esa posibilidad con ellos. Es más, mi fantasía era hacerlo con dos chicos y no con un chico y una chica. En realidad, fue el novio el que me lo pedía ya que mi amiga no quería pero para complacerle a él lo aceptaba.

Y a ese punto es donde quería llegar yo… Nunca hay que hacer un trío por complacer a nuestra pareja. ¿Quiere decir eso que no debemos de hacer un trío? Para nada, si es una fantasía de los dos, adelante. Pero si sólo es la fantasía de uno, llevarla a la práctica os ocasionará más de un problema.
¿Por qué? Porque si nunca habías estado convencido o convencida de hacerlo, puede causar grietas en vuestra relación, esté o no esté consolidada. Tened en cuenta que siempre será una experiencia que esté ahí, en vuestro background, y que cuando menos os lo esperéis, lo usaréis de arma para echar en cara cosas a vuestra pareja. Cualquier pequeña discusión puede desencadenar abrir la caja de pandora donde se encuentran las experiencias y vivencias que no os han acabado de convencer. Entre ellas, hacer un trío.
 
Al resto, a esas parejas que quieran realizar un trío y los dos integrantes quieren, sólo desearos que disfrutéis y que sirva para conoceros más el uno al otro. Eso sí, soy de las que piensan que mejor elegir a un desconocido como tercera persona y no a un amigo o amiga porque… ¿Lo/la continuarás viendo con los mismos ojos?

Ah, por cierto, no he cumplido mi fantasía de hacer un trío con dos chicos pero sí la de hacer un cuarteto con tres… ya os la contaré.

Os dejamos con una parte del capítulo "Tres es multitud" de la serie Sexo en Nueva York. En él, Charlotte sale con un chico que le pide realizar su gran fantasía: un trío. 

 



Puntuación: 4 de 5 (¡Muy Bueno!)
Puntuación: 4 de 5 (¡Muy Bueno!)            

9 ABR 2010

Y usted, ¿tiene referencias?

Publicado por Lucre

Todos sabemos que en el sector laboral las referencias son muy importantes. Cuando vas a buscar trabajo, estas pueden hacer que el puesto sea tuyo o que, por el contrario, te quedes como estabas.

Ahora bien, en el sexo, ¿también se deben pedir referencias? Siempre recordaré una vez, una amiga (bueno, quien dice amiga, dice conocida) que me dijo sobre un chico que yo acababa de conocer que era un “picha floja”. Me quedé pensando que de qué iba esta chica, que ya ves, meterse con él y que todo eran envidias porque como ya no estaban juntos (sí, ellos habían estado juntos, un detalle que se me olvidaba). La cuestión es que descubrí que sí. Que era un “picha floja”. ¿Le tendría que haber hecho caso desde un principio a mi “conocida”? ¿O fue mejor descubrirlo por mi misma? ¿Por qué? ¿Para que el trauma sea mayor o porque, a veces, lo que para unos es “deshecho” para otros es genial?

Esto también lo podemos aplicar a otros campos no sexuales pero sí amorosos. Por ello, cuando empezamos con alguien, siempre llegamos a ese punto en que vemos necesario preguntar por qué lo dejó con su ex. ¿Es importante? Puede que sí, tal vez descubres algo que sabes que no te gustará y te ahorras tiempo y energías en una relación que no llegará a buen puerto. O tal vez, todo lo contrario. Evidentemente, otra cuestión es que te diga la verdad sobre los motivos de la ruptura. Bien sabemos, (y en este caso, no por viejos sino por diablos) que todos mentimos sobre ello. Puede que lo que digamos sea cierto, sí, pero… ¿y lo que escondemos?

Y siguiendo con el tema de las referencias sexuales, en el caso “picha floja” fue cierto pero también puedes encontrar situaciones que no lo sean porque, ¿quién no te dice que la que te da las referencias lo hace con despecho?

Todo esto lo he estado pensando a raíz de una conversación (sí, esas conversaciones que arreglan el mundo o, al menos, nuestra pequeña parcela del mundo) en la que, irónicamente, dijimos que tendríamos que pedir referencias “antes de” así, si no nos gusta lo que nos dicen, a por otro.  Y quería plasmarlo aquí, como reflexión, para que cada uno opine lo que quiera. ¿La mía? Que no, que dejemos las referencias para ámbitos como el laboral o el comercial pero en ámbitos sexuales y/o amorosos no. En estos casos, a tirarse al pozo, que allí se está oscuro y ya sabéis que la oscuridad y el sexo se llevan muy bien…



Puntuación: 4 de 5 (¡Muy Bueno!)
Puntuación: 4 de 5 (¡Muy Bueno!)            

8 ABR 2010

Tú mis braguitas y yo tus slips

Publicado por Lucre

Una vez leí que David y Victoria Beckham se intercambiaban la ropa interior. Y pensé: ¡mira, yo también lo hago! Y, después, buscando por internet, te das cuenta que muchas parejas lo hacen.

¿Los motivos? Varios, y todos positivos. Es una manera de estrechar los lazos, de excitarte, de sentirte más cerca emocional y físicamente con tu pareja y, sobre todo, de aumentar el morbo que, a fin de cuentas, es lo que nos mueve y nos hace salir de la rutina.

Intercambia con tu pareja esas braguitas que tanto te gustan. Sobre todo, que sean muy femeninas, por ejemplo, rosas y con encaje. Eso sí, ni se te ocurra dejarle un tanga porque va a sufrir un montón todo el día llevándolo. La consigna es disfrutar, no hacer sufrir… aunque, bien, la consigna la elegís vosotros… ;-). Para nosotras, es más agradable que él nos deje sus calzoncillos porque estos suelen ser más cómodos que nuestras braguitas, coulottes o prendas que ni podemos categorizar.

De buena mañana, te pones sus slips y él tus braguitas y hasta que no llegue la noche nada de quitártelos. Cuando vayáis a dormir, os podéis quedar en ropa interior y contar cómo os habéis sentido todo el día llevando la del otro. Seguro que os divierte la experiencia. No hace falta decir que podéis empezar a tocaros y acabar el día uno dentro del otro.

Por cierto, yo hoy llevo unos slips rojos…



Puntuación: 4 de 5 (¡Muy Bueno!)
Puntuación: 4 de 5 (¡Muy Bueno!)            

7 ABR 2010

Infecciones de Transmisión Sexual

Publicado por Lucre

Hoy vamos a hablar de un tema el cual todos sabemos que tiene una gran importancia pero a la hora de la práctica lo olvidamos… Las ITS, o lo que es lo mismo, las Infecciones de Transmisión Sexual.  También son conocidas como Enfermedades de Transmisión Sexual.

Como bien se deduce de su nombre, son aquellas enfermedades venéreas que se contagian a partir  de mantener relaciones sexuales (ya sean vaginales, anales u orales) con personas que estén infectadas. Algunas de las ITS son la Clamidia, la gonorrea, el chancroide, el herpes genital, VIH / SIDA, la sífilis…  Afectan tanto a hombres como mujeres pero normalmente los problemas que conllevan son mayores para las mujeres, por ejemplo, si están embarazadas. Son enfermedades que muchos sabemos que existen pero poco hacemos para evitarlas.

¿Y cuál es la mejor manera de no contagiarse? Usando preservativos. No se elimina el riesgo totalmente pero lo reduce enormemente. Otro aspecto que reduce la posibilidad de contagiarse es mantener una buena higiene. También es bueno tener un control e ir haciéndose cada determinado tiempo pruebas médicas para saber que se está limpio. No olvidemos que podemos tener algo y no saberlo, y más si hemos practicado sexo de riesgo. Y tener y no saber conllevaría que contagiaríamos a nuestras parejas sexuales. Por supuesto, si creemos tener una, inmediatamente hemos de ir al médico para que nos diga qué es y cómo curarlo o, si no tiene curación, qué tratamiento seguir.

Es cierto que cuantas más parejas sexuales se tienen, más posibilidad de contagio existe. Los que tienen una pareja consolidada (y se hicieron previamente análisis y saben que no tienen ninguna enfermedad) son los que menos posibilidad tienen de infectarse. Bueno, claro está que quienes no practican sexo menos aún pero no vamos a ser moralistas y decir que es la mejor solución (porque no lo es…). La mejor solución es usar protección, mantener una buena higiene y usar la cabeza, siendo consecuente con aquello que se hace. A partir de ahí, el disfrute no tiene por qué estar reñido con la salud.  



Puntuación: 4 de 5 (¡Muy Bueno!)
Puntuación: 4 de 5 (¡Muy Bueno!)            

6 ABR 2010

Hola, ¿se puede entrar?

Publicado por Lucre

Muchos de nosotros hoy volvemos al trabajo. Hemos disfrutado de unos días de vacaciones pero la rutina nos llama. Como ya comentamos, estos días eran ideales para innovar y disfrutar del sexo en pareja. Y hablando de innovar… ¿habéis probado el sexo anal?

Quería reservar este tema para más adelante pero no he podido contenerme más. Me encanta el sexo anal, así de simple. Y os reto a todos aquellos que no lo hayáis probado, que lo hagáis. Desconocimiento, miedo, prejuicios… éstos son algunos de los motivos por los cuales muchos no se atreven con esta práctica.

Desde aquí os decimos que, siguiendo unas pequeñas pautas, deseareis ser penetrados por detrás. Primera pauta y principal, querer los dos. No vale probarlo si tu pareja no quiere. Puedes intentar convencerla pero con argumentos. Y si su última respuesta es no, pues no. Otra pauta es, una vez queráis los dos probar “el lado oscuro”, no olvidaros del lubricante. Éste es esencial porque hará que el pene pase con mayor facilidad por el ano sin provocar ninguna herida. Tened en cuenta que es una zona muy sensible y que no se puede ser brusco. Otra cuestión a tener en cuenta es, como preferencia, empezar con los dedos. Primero metemos un dedito, luego otro… hasta que es el pene el que se sumerge dentro. También podéis probar con vibradores. Es más, también podéis atreveros con la doble penetración. La chica acostada casi en un borde de la cama o de una mesa; el chico fusionándose con ella y sujetando un vibrador que penetra por delante. Esto me lo contaba una gran amiga que lo practicó el otro día de esta manera y me he quedado con ganas de realizarlo así… Ya os contaré.

El sexo anal es un tema que da para mucho así que esto no quedará aquí, iremos ampliando nuestro bagaje al respecto (hablando, por ejemplo, de realizárselo a tu chico aunque éste sea heterosexual). Nada de tabús, ni prejuicios, ni “¿qué pensarán de mi?”. ¿Lo importante? Tú, él o ella, y el placer. 



Puntuación: 4 de 5 (¡Muy Bueno!)
Puntuación: 4 de 5 (¡Muy Bueno!)            

5 ABR 2010

El estrés y el sexo

Publicado por Lucre

¿Cuántas veces a la semana lo haces con tu pareja? El otro día hablaba con una amiga sobre ello.

Me estuvo comentado que ahora que tenía más tiempo lo hacía 3 – 4 veces por semana pero que cuando va estresada no puede y su novio no la entiende. Su novio (y, en general, el género masculino – aunque sepamos que las personas no somos géneros –) es normal que no entienda eso. Como se diría comúnmente, llueva o nieve ellos siempre están dispuestos. No valen excusas. Y, claro, cuando a lo mejor les dices “mira, cariño, ahora no porque tengo que hacer una cosa” se preguntan: “¿Y por qué no la hace luego y ahora se viene conmigo a la cama?”.

Y aquí, chicos, os tenemos que desvelar una cosa… ¡Somos diferentes! Sí, no nos paran de decir que los hombres y las mujeres somos iguales pero nada más lejos de la realidad. Funcionamos diferente y donde ellos harían A nosotras haríamos Z. Y ni una cosa ni otra es mejor o peor, simplemente… diferente.

En el caso del estrés, la mayoría de las mujeres, cuando sienten presión por el trabajo o los hijos, dejan de lado otras cosas para poder hacer frente a las obligaciones. Y, entre esas cosas que dejan de lado, se encuentra el sexo. Normalmente, suele ser el que primero lo paga todo. Cuando nos enfadamos, no hay sexo; cuando tenemos sueño, no hay sexo; cuando nos estresamos, no hay sexo; cuando nos duele la cabeza, no hay sexo… bueno, éste último era para dar un toque de humor.

Sí, el sexo libera tensiones pero para muchas personas, normalmente para las mujeres (no para todas, claro), se convierte en una tensión más si su pareja le insiste haciendo que ella vea el sexo como una obligación y ahí sí que encontramos un problema. Porque el sexo no es ninguna obligación: se practica porque nace de dentro, de nuestros instintos primarios, y nos produce sensaciones placenteras.

Conclusión: teniendo en cuenta que hombres y mujeres actuamos de manera distinta porque somos diferentes, seguro que entenderemos mejor a nuestra pareja y el ambiente mejorará haciendo incluso que el sexo mejore.



Puntuación: 4 de 5 (¡Muy Bueno!)
Puntuación: 4 de 5 (¡Muy Bueno!)            

4 ABR 2010

Enséñame a bajar tu cremallera...

Publicado por Lucre

Domingo. Como bien dijimos, día de relax y tranquilidad. Y, por ello, vamos a convertir este día en el día musical. Pero no de cualquier música, no, sino de melodías sensuales, sexuales y provocadoras.

Hoy hablamos de un dúo que nos impactó por sus canciones subidas de tono. Más de uno recordará eso de “enséñame a bajar tu cremallera, ya sabes donde voy…”. Hablamos de Amistades Peligrosas. ¿La canción? Me haces tanto bien.

Para quienes andéis un poco perdidos, Amistades Peligrosas era un dúo musical español formado por Cristina del Valle y Alberto Comesaña. Su primer álbum, Relatos de una intriga, se publicó en 1991 pero la canción de la que hablamos hoy pertenece a su segundo disco. Éste fue publicado en 1993 bajo el nombre de La última tentación y su primer single fue Me haces tanto bien, la canción o una de las canciones con la que tuvieron más éxito.

Os dejamos aquí con el tema y el videoclip. Nuestro consejo es que escuchéis la letra detenidamente. Podéis cerrar los ojos e imaginar todo aquello que la letra os provoca.  “Verte correr, verte pedirme más…”, “Ya sabes que me entra a la primera, ahora ya sale algo mejor”, “Ahora está dentro de mi, me hace sudar…”. Mmmm, explícita y provocadora…

Mejor os dejo con la canción y yo me vuelvo a la cama… ya sabéis.



Puntuación: 5 de 5 (Excelente!!)
Puntuación: 5 de 5 (Excelente!!)            

3 ABR 2010

Adicción al sexo

Publicado por Lucre

Últimamente, escuchamos a varios famosos decir que son adictos al sexo o que dicen de ellos que son adictos al sexo. A todos nos viene a la cabeza el caso del golfista Tiger Woods y/o actores que han reconocido serlo. Pero ahora, el aún marido de Sandra Bullock, también se escuda bajo esta definición.

No obstante… ¿Qué  es ser adicto al sexo? ¿Dónde radica la frontera entre adicción y faltar el respeto deliberadamente a la pareja?

La adicción al sexo es cuando la actividad normal de sexo se transforma en obsesión hasta el punto de no poder controlar el comportamiento. Es una conducta compulsiva que lleva a la necesidad de establecer relaciones sexuales aunque éstas creen una sensación posterior de insatisfacción. Puede tomar diversas formas, tales como uso excesivo de pornografía, masturbación numerosa, muchas relaciones con penetración, recurrir a prostitución regularmente, voyerismo… Suelen ser comportamientos que se llevan en secreto y se intentan esconder a los más allegados.

¿A qué es debida la adicción? Puede ser por experiencias traumáticas durante la infancia (abusos, abandonos…) pero, evidentemente, la causa dependerá de cada caso concreto. El gran problema es que no sólo afecta a quién lo padece sino a las relaciones de éste con las personas más cercanas, por ejemplo, la mujer o el hombre con el que comparten la vida.  No sólo porque se quiera esconder esta adicción sino también porque este comportamiento sexual se basa en el egoísmo, en satisfacer obsesivamente las propias necesidades, por encima de todo y de todos.


El denominador común en los adictos al sexo es la necesidad incontrolable por sexo de todo tipo. También suele haber una gran estimulación genital y, según podemos leer en la wikipedia, la hipersexualidad  lleva a la insatisfacción a largo plazo y ésta es la que incita a una mayor frecuencia de estimulación sexual así como síntomas psicológicos y neurológicos. 

Todos hemos oído el término ninfomanía, el cual hacía referencia a una obsesión y desorden del sexo femenino.  En los hombres, este desorden era denominado satiriasis. Ahora bien, ¿en qué punto una persona deja de ser “normal” sexualmente a actuar de manera obsesiva y excesiva? Las personas tenemos niveles de activad sexual diferentes, algunas son más sexuales y otras mucho menos. ¿Entonces? Según podemos leer, se considera un desorden sexual (adicción) cuando el comportamiento causa incomodidad o impide el funcionamiento social (problemas laborales, familiares, sociales, económicos…). En definitiva, que su vida gira en torno al sexo.

Este desorden lo padecen más los hombres, pero las mujeres no quedan exentas. ¿Se cura? Tiene tratamiento, eso sí, el primer paso es reconocer que se padece la adicción al sexo.



Puntuación: 4 de 5 (¡Muy Bueno!)
Puntuación: 4 de 5 (¡Muy Bueno!)            

Carrito de Compra
0 productos 
0 Puntos 
TOTAL: 0€ 


Marcas
Ir a

« Ver todas las Marcas »
¡Recomiéndanos!
¡Recomienda Condonia.com a un amigo!

Condonia.com tiene una valoración media de 8.41 sobre 10 según 539 valoraciones y opiniones. Preservativos siempre contigo
  Condonia.com - Grupo Tiendas Eróticas - Condonia, S.L. 2021 © Todos los derechos reservados