Cerrar
¡Quédate en nuestra tienda
durante los próximos 7 minutos,
y te daremos un obsequio muy especial!
h
Sólo válido para hoy.
   Reuniones Tapersex   |   Empresas y Mayoristas   |   Personalizaciones   |   Afiliados   |   Trabajar    
Atención Telefónica
WhatsApp
 | 
Inicio » Artículos » Todos los Artículos Publicados

Blog de Condonia.com



Encuentra todas las Noticias publicadas en Condonia.com de forma periódica y ordenadas de forma cronológica.


Si dispones de página web puedes enlazarnos desde el   RSS de Condonia.com.


9 MAR 2010

Lencería y striptease: ¡Provócame!

Publicado por Lucre

Hoy quieres hacerlo con tu pareja pero quieres que sea distinto. Hay multitud de ideas que puedes aplicar para que así sea, por ejemplo, proponerle algún juego, cambiar de lugar (y de posición), usar juguetes eróticos o ponerte lencería. Y de ésta última vamos a hablar.


La lencería es una parte importante del erotismo. Desde los tanguitas o corsés hasta los picardías o vestiditos, sin olvidar las esenciales medias, con todo ello, podemos preparar una sesión de sexo en la que la lencería cobre protagonismo. Con ella, podemos subir la temperatura de nuestra pareja y ese va a ser nuestro propósito de hoy.


Puede que tu pareja sea de los que "ropa que veo, ropa que quito" pero hoy pídele que tenga las manos quietas (o átaselas, seguro que le excita más). ¿Y por qué no te va a poder tocar? porque hoy vas a usar la lencería con un objetivo: hacer un striptease. La primera condición del striptease es no dejarte tocar, que no quiere decir que no te toquen. Nos explicamos: tú puedes acercarte a tu "víctima", insinuarte, ponerte encima de él, tocarle el pecho, coger su mano (si no lo has atado, claro) y pasarla por el tuyo... Pero nunca puede tocar él por iniciativa propia.


Otra cuestión que tienes que tener en cuenta es ponerte, encima de la lencería, ropa que sea fácil de quitar, además de ser unas prendas sugerente. Puedes optar por elegir un uniforme: policía, enfermera, colegiala, catwoman, etc.
La clave de todo está en saber moverte al ritmo de una música que habrás escogido para la ocasión. Puedes ser original y pensar en alguna que a ti te sugiera sensualidad o puedes ser clásica y optar por canciones como You can leave your hat on (Joe Cocker) o Lady Marmalade, en la versión de Christina Aguilera, Lil’ Kim, Mya y Pink (aunque no olvidemos que la canción original es del grupo Labelle).


Otro aspecto importante es la ambientación. Procura poner una luz tenue y sugerente, por ejemplo, una luz roja o una luz blanca pero con poca intensidad. De esta manera, podrás crear sombras y zonas oscuras que hacen el striptease más erótico si cabe.


Pero no olvides que lo principal es tu actitud y para que esta sea la adecuada has de creerte que puedes y que eres sensual. Lo importante es que sepas unir todos estos factores (ropa + lencería + música + ambiente + sensualidad). Seguro que terminas en la cama y no precisamente durmiendo.



Puntuación: 4 de 5 (¡Muy Bueno!)
Puntuación: 4 de 5 (¡Muy Bueno!)            

8 MAR 2010

Hacerlo... en un probador

Publicado por Lucre

¿Quién no ha tenido alguna vez la fantasía de hacerlo con su pareja en un probador de alguna tienda? Para los que lo habéis hecho ya, tal vez quede como un recuerdo lejano  en vuestro pasado de locuras o puede que lo hayas repetido más de una vez. Aquellos que no lo habéis hecho aún seguro que lo estáis deseando. Y es que el morbo nos puede… Cuando sabemos que nos pueden pillar, nos pueden ver y nos pueden llamar la atención… es cuando más ganas nos entra de hacerlo y es el momento que más excitados estamos.  Desde el acogedor y caluroso probador, escuchamos lo que pasa fuera, el ir y venir de los dependientes o de los clientes que se encuentran en probadores contiguos. Los oyes pero no te ven… aunque te podrían ver y ahí está el principal motivo que sustenta el morbo y el deseo.

Para aquellos que aún no lo hayáis hecho, probadlo, la adrenalina que recorrerá vuestro cuerpo os hará excitaros hasta tal punto  que pierdas la noción del tiempo y del lugar y no sepas ni donde te encuentras. Sin embargo, también tiene sus cosas negativas.  Por ejemplo, la luz que tienen los probadores es muy traicionera y nada (ni el más mínimo desperfecto) para desapercibido. ¿Lo bueno? Que en ese momento pensarás en todo menos en ese grano que te ha salido justo en la mejilla. Otro inconveniente es que os llamen la atención. Este suele ser el motivo principal por el cual  muchas parejas no se atreven y/o por el cual muchas que lo han hecho, tuvieron que dejarlo “a medias”.  Aún así, es una experiencia única y de la que te acordarás toda tu vida. Además, seguro que de esta manera, más de un chico se animará a acompañar a su pareja de compras. Claro, por si acaso…

Hacerlo en lugares público, como en un probador, es una muy buena manera de salir de la rutina. Sí, esa mala consejera que hay que evitar y a la que no hay ni que saludar. Quien dice en un probador dice en otros lugares “prohibidos”: los baños de un restaurante o de un tren, en la playa, en la calle… una serie de lugares donde cabe la posibilidad de que seas visto y eso enciende nuestro deseo y el deseo es nuestro gran motor. No nos engañemos, en el fondo, todos somos un poco exhibicionistas y nos va el riesgo. Y si no es así, ¿por qué no nos conformamos con hacerlo en la cama?

 

Fuente imagen: Conejo Frustrado 



Puntuación: 4 de 5 (¡Muy Bueno!)
Puntuación: 4 de 5 (¡Muy Bueno!)            

7 MAR 2010

Clubs de intercambio

Publicado por Lucre

¿Habéis oído hablar de los clubs de intercambio? Supongo que sí y también supongo que tenéis una opinión muy personal al respecto. ¿Estáis de acuerdo con qué existan? ¿Creéis que cumplen una buena función social? ¿O qué en realidad destruyen parejas?

Evidentemente, depende del caso. Hay parejas, que llevan años juntos y que quieren darle un toque picante a su relación y ven en los clubs de intercambio una salida a la rutina y donde dejar volar su imaginación estando con otras personas pero sin ser infiel. Podríamos llamarle, por decirlo de alguna manera, infidelidad consentida. Comenta la gente que lo ha probado que después de ello, cuando llegan a casa, es el mejor momento porque es cuando se dan cuenta de lo bien que están con su pareja y lo mucho que la quieren.

No obstante, también hay quien opina que los que van a un club de intercambio es porque no quieren (ni desean) a su pareja. Opinan que para qué demonios meter a terceras personas en una relación considerada sólo de dos. ¿Qué pasa después? ¿Se pierde la confianza en la pareja? ¿Se empiezan a sentir celos? ¿Se preguntan por qué ha querido estar con esa chica o ese chico en ese club?

Muchas parejas aceptan ir porque su acompañante quiere. Pero no sólo eso, sino que piensan que, una vez allí, su acompañante se lo pensará, se arrepentirá y no querrá pasar a la acción con otras personas distintas. Sin embargo, esto no suele ocurrir. Se ha de tener claro que si aceptas ir con tu pareja es porque tú también deseas entrar en un club de intercambio y que no sólo lo haces por él. En caso contrario, te sentirás triste e incompleta.

Llegados a este punto, nos podemos preguntar: ¿Qué es mejor? ¿ir o no ir? Pues lo primero que tiene que tenerse en cuenta es que la decisión es de dos y sólo de dos pero no de uno. Si los dos pertenecientes a la pareja desean ir (ya sea porque es una fantasía común o porque no tienen ningún tipo de prejuicio), entonces, la experiencia se disfrutará muchísimo. Sólo tienes que recordar una cosa: hazlo por ti y por él / ella, pero sobre todo por ti.

Concluyendo, para aquellos que decidáis que preferís no abrir caminos paralelos y que tenéis suficiente con vuestra pareja, deciros que podéis probar muchas otras cosas que os podrán sacar de la rutina e innovar. A los que decidáis que ir a un club de intercambio es una experiencia imprescindible, comentaros que, si los dos queréis, sólo tenéis que tener en mente dos cosas: disfrutar y respetar. A partir de ahí, todo queda en poder de vuestra imaginación y de vuestros límites.



Puntuación: 4 de 5 (¡Muy Bueno!)
Puntuación: 4 de 5 (¡Muy Bueno!)            

6 MAR 2010

Durar para hacer disfrutar

Publicado por Lucre

Una de las quejas (y "antiquejas", al final explicaremos por qué) que suelen tener muchas mujeres es que su pareja se corre demasiado rápido. ¿Y por qué es una queja? Porque la mujer tarda más en llegar al orgasmo y muchas veces, al llegar él mucho antes, se queda a medias. Hay hombres capaces de controlar el momento de la eyaculación pero no todos están capacitados para ello. Tenemos que diferenciar entre correrse demasiado pronto y correrse pronto. ¿Y qué marca la diferencia entre uno y otro? La pareja. Si ella también disfruta y considera que las relaciones sexuales, aunque cortas, son completas, entonces no hay de qué preocuparse, pero si no es así, es el momento de actuar.

¿Y cómo actuar? Con ayuda de estimulantes como el spray Man Retard, de Excite, que nos ayuda a prolongar la relación de pareja, no sólo para que nuestra pareja disfrute más sino para que uno mismo también disfrute del placer del sexo lento y agradable. No siempre apetece (o, simplemente, no poseemos el tiempo necesario) dedicar horas y horas seguidas a practicar sexo pero, de vez en cuando, hacerlo lentamente, sin prisas, sin horarios y sin estrés, es el remedio que necesitamos para conocer y experimentar más con nuestro cuerpo. Sin embargo, para ello, necesitamos durar (recordemos que muchos hombres, después de correrse una vez, tardar en poder hacerlo de nuevo) y, por ello, necesitamos productos que nos ayuden. Y no es porque se sufra de eyaculación precoz, que podría ser teniendo en cuenta que más de uno de cada tres hombres se enfrenta al problema de la eyaculación precoz, ya sea de vez en cuando o habitualmente. También es porque, acostumbrados a dedicar 20 minutos al día para hacerlo (o menos...), cuando tenemos la oportunidad de no mirar el reloj y de impregnarnos de un ambiente erótico, no somos capaces de "aguantar" debido a la falta de costumbre y de práctica.

Para ello, y para no desaprovechar esas ocasiones que da la vida de pasarse horas en la cama - y no precisamente durmiendo -, Man Retard te ayudará a que tu vida sexual sea completa y "complete" a tu pareja.

Otro día, ya entraremos en el debate de la "antiqueja" antes mencionada. Nos referimos a esas mujeres que, mientras están en pleno acto y ven que su pareja no se corre, se preguntan "uff, ¿cuándo acabará? ¡lleva así una hora!". Esta frase denota muchos aspectos negativos como el que las relaciones sexuales no se disfrutan (si fuera así, ¡no querrías que terminara nunca!) y también denota que se practica sexo por el otro y no por uno mismo. Pero este tema, para otra ocasión. Ahora, ¡a disfrutar durando!



Puntuación: 0 de 5 (No puntuado)            

Aunque parezca mentira, según un estudio publicado por Yunu.com y Paréntesis Editorial, y destinado a valorar las relaciones de pareja actuales, el 70% de las mujeres españolas le dan más importancia al sexo en las relaciones de pareja que los hombres (éstos, sólo con un 56%).

Es una cifra destacable porque siempre pensamos que es al contrario, que es el hombre el que está obsesionado con el tema. Sin embargo, chicos, debéis de saber que a las mujeres también les encanta el sexo. Talvez sí es cierto que no le dan importancia fuera de una relación porque no les van tanto las locuras de una noche (se dice que es porque las mujeres necesitan un vínculo emocional para irse a la cama con alguien pero bien sabemos que esto son generalizaciones y que cada uno elige libremente si quiere o no quiere acostarse con otro, por ejemplo, a los 10 minutos de conocerlo). No obstante, dejando aparte los "aquí te pillo aquí te mato" sí que hay un gran porcentaje de chicas que piensan que el sexo es muy importante cuando se tiene pareja. Y ese porcentaje, según dicho estudio, es el 70%, porcentaje que desde aquí decimos que debería ser más alto.

Evidentemente que una relación es más que eso, más que sexo, pero éste, junto con la confianza, la comunicación y el amor, es un gran pilar que no se debe de descuidar. Además, muchas veces, podemos saber si una relación va bien o está haciendo aguas, a través del sexo y su decadencia: hacerlo cada vez menos, no mostrar interés, perder el deseo, usar excusas como "el me duele la cabeza"... ¿Sabías que el sexo ayuda a paliar esos dolores? ;-). Es más, cuándo nos falta es cuándo más nos damos cuenta de lo importante que era.

Otro dato a destacar del estudio mencionado, es que sólo un 22% reconoce que nunca ha sido infiel y que la mitad de los españoles sí ha caído alguna vez en la tentación aplicándose aquella famosa frase de Oscar Wilde que dice "la mejor manera de librarse de la tentación es caer en ella". ¿Y una infidelidad podría romper una pareja? pues según el 44% de los encuestados no, se podría superar y el 42% intentaría superarlo pero pensándoselo mucho. Eso sí, un 14% rompería al considerarlo una traición. Ummm... ¿Sólo un 14%?



Puntuación: 0 de 5 (No puntuado)            

4 MAR 2010

Ser bueno en la cama

Publicado por Lucre

El otro día, hablaba con una amiga sobre un chico y salió la frase “es bueno en la cama”. Luego, más tarde, me quedé pensando en ello y preguntándome a mi misma qué es ser bueno en la cama: ¿Ser un acróbata? ¿Durar mucho? ¿Gritar hasta que te oiga el vecino? O ¿tener una actitud fatale?


Pues bueno, todo esto es cierto y falso a la vez. ¿Por qué? Porque todo depende de la circunstancia. Lo que es esencial es adecuarse a la otra persona, compenetrar (y nunca mejor dicho) y saber qué le gusta y qué nos gusta. De nada sirve ser un experto (o aquello que llaman un gurú en el sexo) si no piensas en la otra persona y no te interesas por cómo le gusta a ella en concreto. Y no sólo eso, sino que depende del día nos gusta de una manera o de otra y, claro, no todos saben adaptarse a cada ocasión.  ¿Y cómo se le llama a eso? Inteligencia sexual.  Inteligencia que se mide en la calidad del sexo que se tiene y en la capacidad para variar y hacer disfrutar al otro. Pero no nos equivoquemos, ¡que también hemos de pensar en nosotros! Así que el trabajo es doble y uno a la vez: hacer que guste al otro, hacer que te guste a ti, y fusionar los gustos comunes. Es decir, 1 + 1 = 1 (sí, no somos de matemáticas pero sabemos que queremos decir).


Por ejemplo, un chico puede tener fama de ser increíble haciendo cunnilingus (sí, como aquel de Sexo en Nueva York al que se le conocía como Mr. Rabbit, es decir, Conejo… no hace falta que expliquemos bien porqué) pero no te acaba de gustar del todo. No se adecua a ti. En casos así, la culpa es de uno mismo por no decirle cómo te gusta que te lo hagan o, peor aún, por fingir que te gusta cómo lo hace.  ¿Por qué pasa eso? Porque nos falla también una cosa: la comunicación sexual. Pensamos que todo queda claro, que queda sobreentendido y punto. O muchísimo peor: que si se dice, el otro se molestará. ¡Pero qué equivocados estamos!  Hay que hablar y cuando decimos hablar no nos referimos sólo oralmente sino kinésicamente, es decir, con los gestos y con los actos. En una palabra: guiar. Guiar al otro cogiéndole la mano, por ejemplo, y llevándola a aquella zona donde te mueres de placer. También puedes guiar con “onomatopeyas”. Si él o ella está en tu entrepierna, cuando haga algo que te excita un montón, decir “sí” o “ahí” o un simple y sincero “mmmm”.


Resumiendo: inteligencia y comunicación sexual. Unidas pueden hacer de tus relaciones un escenario de placer donde los protagonistas son dos… o más (a gustos, colores). Y tú, ¿quieres ser bueno en la cama?



Puntuación: 5 de 5 (Excelente!!)
Puntuación: 5 de 5 (Excelente!!)            

3 MAR 2010

Nuevas sensaciones... sexuales

Publicado por Lucre

En el número de marzo de la revista Cosmopolitan - en su versión impresa - podemos encontrar un artículo titulado 99 trucos sexys en pocas palabras que, como bien nos sugiere su título, nos habla de “recetas” interesantes que, como chica, puedes realizar con tu pareja (amigo “con derecho a”, rollo, novio o lo que sea) para descubrir nuevas sensaciones.  Aquí no vamos a comentar los 99 trucos que nos proponen pero sí a resaltar los 10 que más nos han gustado. Ahí va la lista:

1. Lubrica sus genitales, siéntate encima y muévete de un lado a otro sin dejar que te penetre. Se supone que así se volverá loco pero puede que la que se vuelva loca de excitación seas tú misma (al menos, a nosotros nos pasaría…).

2. Si quieres una experiencia diferente, dile que te penetre de forma rápida pero superficial, que salga y vuelva a penetrarte. Muchas veces el sexo lento y suave es el que nos provoca mayor placer pero otras veces necesitamos que nos penetren aquí y ahora y sin preliminares. Eso es lo que nos propone este segundo truco, eso sí, sacando y volviendo a meter el pene una vez detrás de otra vez.

3. En la postura del misionero, levanta las piernas y rodea con ellas su espalda. Le será más fácil llegar a tu punto G. Y, cómo no, disfrutarás el doble.

4. Cuando esté llegando al clímax, agarra fuertemente sus nalgas y empújale dentro de ti todo lo que puedas. Así el orgasmo de los dos será más intenso.

5. Cuando te penetre por detrás, junta las piernas, apriétalas y sentirás su empuje con mayor intensidad.

6. Cuando estés a punto susúrrale: “Te necesito dentro de mí, ¡ahora mismo!”. Le encantará oírlo y no se hará esperar.

7. Cuando él esté dentro de ti, contrae tus músculos vaginales (pubococcígeos), es decir, como si te aguantaras la orina, y mantenlos así un minuto.

8. Déjale que te ate las manos a la espalda y dile que durante 10 minutos puede someterte a tortura (cariñosa y excitante, por supuesto). ¿Te atreves?

9. Cuando esté a punto, dile que quieres que termine sobre tu pecho desnudo. Eso se puede extrapolar a otras partes que a lo mejor te excitan más: vientre, boca, cara…

10. Mantenle dentro de ti tras el coito. Espera un ratito muy quieta y luego, contrae y aprieta los músculos vaginales (sí, esos que hemos comentado en el punto 7), varias veces, para excitarle de nuevo. Quién sabe,  a lo mejor no salís de la cama en horas.

Estos son los 10 trucos que resaltamos de la lista hecha por Cosmopolitan para que disfrutéis más del sexo. Podríamos comentar también algunos trucos que nos proponen que son un poco extraños pero que tal vez funcionen. ¿Un ejemplo? Nos invitan a que metamos nuestra ropa interior en el congelador y ponérnosla después del sexo para refrescarnos (¿a qué no se te habría ocurrido nunca?). Si alguna se atreve, siempre nos puede contar qué tal la experiencia ;-)…



Puntuación: 4 de 5 (¡Muy Bueno!)
Puntuación: 4 de 5 (¡Muy Bueno!)            

2 MAR 2010

Hazme vibrar...

Publicado por Lucre

Estás leyendo un libro tranquilamente, mientras tu pareja parece estar profundamente concentrado en algo que ve a través de la pantalla de su ordenador. Un domingo cualquiera, de relax y de paz. Estás leyendo justo el instante en que el protagonista se entera de algo que marcará el rumbo de la historia y, de repente, sientes un placer inmenso en tu entrepierna. No puedes concentrarte y has de dejar el libro a un lado y dejarte llevar por esa sensación.  Es tu pareja.  Tiene el control remoto de tus braguitas y lo ha activado. La miras y te mira pero no puedes mantener la mirada. Un escalofrío recorre tu cuerpo y te obliga a cerrar los ojos de placer. De repente, tus braguitas dejan de vibrar. Tu pareja vuelve a sumergirse en lo suyo. Tú coges tu libro otra vez y te preguntas, no sólo por qué capítulo ibas, sino algo que te emociona más aún: ¿Cuándo será la próxima vez? Un momento así puede terminar de muchas maneras…

Imagínate ahora otras situaciones: en la calle mientras paseáis,  cenando solos o con amigos (o con familiares…), yendo en el coche, hablando por teléfono, en el cine… y, si estáis cerca, quién sabe si en el trabajo. Imagínate en esas situaciones, llevando las braguitas con control remoto y sin saber cuándo la mano traviesa te pondrá a prueba y activará tu placer.

Ya sea una situación en la que te puedas llevar por el placer o sea una situación en que has de guardar las apariencias, las Braguitas Control Remoto tienen el propósito de hacerte disfrutar, aprovechando el morbo que produce que no seas tú misma la que controle la situación en determinadas circunstancias. Ese morbo, unido al desconocimiento de cuándo empezarán a vibrar tus braguitas, avivará la relación y hará que, la próxima sesión de sexo, sea todavía más apasionada. ¿Te atreves a tentar a tu chico a ser malo?


 



Puntuación: 4 de 5 (¡Muy Bueno!)
Puntuación: 4 de 5 (¡Muy Bueno!)            

Carrito de Compra
0 productos 
0 Puntos 
TOTAL: 0€ 


Marcas
Ir a

« Ver todas las Marcas »
¡Recomiéndanos!
¡Recomienda Condonia.com a un amigo!

Condonia.com tiene una valoración media de 8.20 sobre 10 según 571 valoraciones y opiniones. Preservativos siempre contigo
  Condonia.com - Grupo Tiendas Eróticas - Condonia, S.L. 2019 © Todos los derechos reservados